Nuestras Aspiraciones

Nosotros, de Kumon, compartimos un sueño: el sueño de la evolución conciente por medio de la educación.

Por medio de nuestra misión, visión, valores y también de nuestra responsabilidad social, Kumon contribuye al crecimiento y felicidad de cada individuo.

Visión Ofrecer, en todos los países y regiones del mundo, la oportunidad de aprender con el método Kumon, haciendo énfasis en que los alumnos estudien por iniciativa propia para alcanzar sus sueños y metas.
Valores KUMON WAY. Estudiar por el método Kumon es una experiencia de aprendizaje que indudablemente será útil para el desarrollo y el futuro del niño. Ofrecer a tantos niños como fuera posible, la oportunidad de estudiar por el método Kumon.
Misión Descubrir el potencial de cada individuo, desarrollando sus capacidades al máximo límite, formando personas mentalmente sanas y capaces que puedan también contribuir con la comunidad global.
KUMON WAY
Lo que más valoramos:
En primer lugar, valoramos a “cada uno de los niños”
  • “Que todo lo aprendido mediante el Método Kumon sea útil
    para el desarrollo y el futuro de cada niño
    .”
  • “Que podamos ofrecer al mayor número posible de niños
    la oportunidad de estudiar con el Método Kumon.”
Realizamos todas nuestras actividades teniendo siempre estas dos ideas en nuestro corazón.
Ésta es la razón de ser del Método Kumon y de su desarrollo, así como nuestra responsabilidad para con los niños.
Si discrepamos en nuestras opiniones o surgen dudas en el camino, nos preguntaremos a nosotros mismos:
“¿Realmente beneficiará esto a los niños?” Entonces, confirmando mutuamente la dirección a tomar, elevaremos el valor de este método educativo y nos esforzaremos al máximo para que el mayor número posible de niños pueda estudiar con el Método Kumon. Después, valoramos a “los compañeros que caminan juntos con una misma aspiración”. Nosotros respetamos a las personas que, empezando por los orientadores de Kumon,
valoran a los niños y se unen para contribuir a la sociedad a través de la educación. Valoramos el apoyo máximo a estas personas y a las actividades que realizamos junto a ellos,
sintiendo simpatía y agradecimiento de todo corazón.

Después, valoramos a “todos nuestros funcionarios”. Nosotros valoramos los esfuerzos para construir un ambiente en el que todos nuestros funcionarios puedan desarrollase día a día y tengan garantizada una vida tranquila,
recibiendo un trato apropiado y esforzándose en su trabajo con motivación y entusiasmo por su misión.
Después, valoramos “nuestra relación con la comunidad”. Nosotros respetamos la comunidad en que vivimos día a día.
Como un buen “ciudadano corporativo”, valoramos la participación activa en diversas actividades, dirigidas tanto a la protección del medio ambiente y sus recursos, como al desarrollo de la cultura y la educación regional.
Aspiramos así a construir una mejor comunidad, cumpliendo con nuestras obligaciones y responsabilidades para con la sociedad global.
Finalmente, grabaremos en nuestros corazones los siguientes tres puntos y actuaremos valorándolos en todo momento. 1. Prometemos ser personas que se enorgullezcan honestamente de ser miembros de la sociedad, cuestionando si nuestras propias palabras y acciones son justas y si están de acuerdo con los principios morales.
2. Nos esforzaremos siempre en ser capaces de emocionarnos y alegrarnos naturalmente, sintiendo orgullo y convicción de ser personas dedicadas a la educación,
3. Manteniendo siempre nuestra humildad, nos esforzaremos siempre en ser personas que se superan día a día, hoy más que ayer, mañana más que hoy.
A lo largo de nuestra jornada siempre debemos cuestionarnos: ¿será que esto es realmente para el bien de los niños? Y, a medida que cada uno de nosotros va compartiendo la dirección que debemos seguir, aumentaremos aún más el valor de este método educativo, dedicando todas las fuerzas para que el método Kumon llegue al mayor número posible de niños.

Una corporación que nunca para de aprender.